lunes, 24 de noviembre de 2008

DISCURSO DE CIERRE DEL II CONGRESO DEL SECRETARIO GENERAL



Queridos compañeros, querida familia:

Los regionalistas ni somos raros ni somos pocos. Los regionalistas extremeños han estado a lo largo de la historia, como hemos podido ver esta mañana, están y seguirán estando en la política extremeña.

Si no hubiera habido regionalistas, si Extremadura no hubiera estado claramente configurada territorialmente, ni en 1808 – Creación de la Junta de Defensa de Extremadura; ni en 1810 –creación de la Preceptura en Extremadura, dividida en 18 Comarcas o subprecepturas, ni en 1813 –Felipe Bouzas propone una sola provincia para Extremadura – Ni en 1822 –creación de provincias- ni en 1978 – Constitución, Estado autonómico, hubiera nacido una región o una comunidad autónoma Extremeña.
Han sido, por tanto, los hombres y mujeres que han vivido en Extremadura, quienes han puesto siempre las mimbres para la formación de una estructura política y social de nuestra región, y son precisamente sus hombres y mujeres el principal valor que tiene nuestra tierra.
Pero para que una Tierra, sea querida por las generaciones nuevas tiene que darle los medios indispensables para mantenerse en ella, porque, muchos de vosotros lo sabéis es muy doloroso tener que salir a buscarse el pan a otros lugares, en ocasiones a otros países en los que las costumbres son tan diferentes de las nuestras. Lo estamos viendo hoy con la masiva entrada de inmigrantes, que plantean situaciones nuevas de convivencia y en ocasiones nuevos problemas a los que enfrentarse.
Para la creación de unas condiciones favorables para hacer de nuestra región una región competitiva debemos en primer lugar apostar por la persona: todos los extremeños deben tener derecho a una formación desde su nacimiento y continuar el aprendizaje a lo largo de su vida. Todos los extremeños deben tener derecho a lo mínimo indispensable para desarrollarse y crecer en un ambiente sano y seguro. Todos los hombres y mujeres extremeñas deben tener la posibilidad de promover una actividad económica, de obtener un empleo, o de proyectar sus conocimientos a una sociedad receptiva que le ayude a ponerlos en práctica. Y todos los extremeños deben tener el derecho al acceso a unos servicios de salud modernos, con personal adecuado y competente y los medios suficientes para la debida atención en situaciones de dependencia o la debida protección en los últimos estadios de la vida.
Esto que dicho hoy puede ser considerado por algunos como una obviedad, es necesario tenerlo presente siempre para que nadie en ningún momento pueda darle la vuelta.
Porque estos derechos que son comúnmente aceptados por organizaciones polít icas progresistas, a la hora de llevarlos a cabo y de ponerlos en práctica, pueden dar lugar a numerosos planteamientos, interpretaciones o formas distintas de concebirlo.
En numerosas ocasiones, en el debate político diario, parece que los representantes de los ciudadanos se alejan de estas cuestiones y sólo parece que se dediquen a tirarse los trastos y a sacar de contexto situaciones normales para hacerlas ANORMALES, e intentar ganar puntos para conseguir lo único que les interesa: el poder.
Y ahí queremos llegar, el poder, debe ser el instrumento para mejorar las cosas, para corregir situaciones, el poder es la posibilidad de administrar las cosas de todos, lo que te puede permitir reequilibrar situaciones, el poder ejercido con responsabilidad no tiene porqué ser dulce. Desde el poder se puede en ocasiones también cambiar muchas cosas. Para ello es necesario tener claro qué cosas es necesario cambiar o qué aportaciones podrían realizarse en el caso de alcanzar el Poder y de qué manera.
De ahí que los regionalistas hablemos siempre de UNIÓN, porque es la unión la que hace la fuerza, es la unión la que nos da el poder para enfrentarnos a los problemas con mayor capacidad de respuesta, la unión entorno a unos símbolos, instituciones y territorio nos da el título de PUEBLO, y el reconocimiento para poder articular las relaciones con el Estado de las autonomías, con Europa y con el mundo.
No es por casualidad que los regionalistas extremeños hablemos de unión, porque somos, precisamente quienes situamos a Extremadura y a los Extremeños en nuestra prioridad de actuación política, quienes sentimos los problemas concretos de nuestros barrios, nuestros pueblos, nuestras comarcas y de quienes en ellos viven a quienes más nos interesa estar unidos para la defensa de nuestras cosas y solución de nuestros problemas concretos, lo que implica contar con estructuras apropiadas y acordes para conseguir estos objetivos.
No es nuevo, forma parte de nuestra esencia como formación política la:


Potenciación del concepto de Extremadura como UNA y nuestra coalición pondrá al servicio de esa concepción unitaria todos los medios estratégicos y pedagógicos que sean necesarios para que la unión de las dos provincias sea ¡YA! un hecho a corto plazo y ahora tenemos la oportunidad con la reforma del Estatuto de Autonomía. La fractura de nuestra Región en dos provincias no beneficia a nuestro juicio en nada y no tiene sentido para los regionalistas que creemos en una configuración territorial de Extremadura como provincia única dividida administrativamente en Comarcas. Los regionalistas no vamos a renunciar a esta concepción de unidad, porque ello es lo que confiere una verdadera conciencia regional, necesaria para defender y reivindicar intereses de todos y evitar los localismos. Debemos apostar por una división territorial coherente con el fin de que todas las comarcas tengan los recursos necesarios y suficientes para gestionar sus servicios y utilizar los mecanismos pertinentes para el desarrollo común equilibrado y sostenible.
La unión hace la fuerza, pero la fuerza es la suma de los compromisos de los unidos y para ello se requiere la participación y la colaboración de todos los sectores de la sociedad:
Llamo la atención de los Jóvenes para que se impliquen en esta tarea apasionante de colaborar en el progreso de nuestra tierra. Con todo lo que está cayendo la tarea política es más necesaria ahora que nunca, la participación de los jóvenes y su compromiso con los planteamientos políticos e ideológicos es fundamental para ayudar a crear las condiciones para el desarrollo humano integral en nuestra región. Debemos hacer una apuesta clara dirigida a que los jóvenes de Extremadura sientan que se les tiene en cuenta, que se solucionan sus problemas, que se procura el acceso a la estabilidad necesaria para que puedan poner en práctica la creatividad y el empuje necesario para que nuestra región siga creciendo en personas, en actividad económica y en peso específico en el contexto estatal y europeo en el que nos movemos.
Una llamada no solo a los jóvenes sino también a los mayores a tareas de participación política en las instituciones públicas. Desde nuestra coalición haremos ver que “lo político” es tarea de todos, unos en una escala y otros en otra. Pondremos todos los medios, primero en donde gobernamos o estamos en la oposición, para que esa participación sea real y eficaz.

Hacemos una llamada a la “Extremadura-3”, la que trabaja y vive fuera de nuestra comunidad para hacerles llegar nuestra cercanía, hermandad y solidaridad. Hacemos un compromiso de crear cauces de comunicación con sus asociaciones con el afán de que todos, tanto “los de aquí como los de allí” nos sintamos unidos en la tarea común de seguir elevando los niveles de vida de todos los extremeños. Necesitamos que nos transmitan sus experiencias en la dura tarea de salir fuera de sus pueblos para encontrar un trabajo digno para su familia y sus hijos. Y debemos brindarles la posibilidad de volver a su tierra facilitándoles el retorno.

Hemos propuesto y aprobado esta mañana una serie de propuestas sectoriales que están vivas y que se encuentran en permanente actualización porque nuestro compromiso como opción política regionalista es total, sobre todo en lo que respecta a los sectores productivos: agrícola-ganadero, industrial y comercial, así como el turístico-rural, el cinegético y el cultural. Todo ello en consonancia con el desarrollo sostenible. Y todo ello lo defenderemos a ultranza ante cualquier gobierno, sea central, europeo o autonómico como con el que estamos asociados en el día de hoy.
Por eso la nueva ejecutiva nos comprometemos a partir de mañana mismo a guiarnos por esos principios de defensa de los intereses de Extremadura y al cumplimiento de los objetivos propuestos, impregnando toda nuestra actividad pública en los diversos ámbitos de actuación que tiene nuestro partido.

Todos los extremeños y nosotros en particular debemos estimular la creación de nueva y que esa riqueza se reinvierta en Extremadura.

Tenemos la obligación de hacer atractiva a nuestra región para atraer inversiones de fuera que ayuden a la creación y mantenimiento del empleo y al crecimiento ecómico.

Rechazamos de una forma clara y contundente a un sistema de financiación de las autonomías que perjudique a nuestra región. La publicación de las Balanzas Fiscales es una cuestión que no nos asusta, nosotros como regionalistas tenemos que tomarlo positivamente y exigir al gobierno central que trabaje para que esas balanzas tiendan a igualarse, potenciando y propiciando el desarrollo de regiones como Extremadura para que puedan aportar más al conjunto del estado.
Y si debemos exigir que no se discrimine a nuestra región en el sistema de financiación, debemos del mismo modo y con la misma contundencia exigir el cumplimiento de los compromisos adquiridos con nuestra región, y ello a pesar de las dificultades económicas y financieras en las que se encuentra envuelto el primer mundo.
No debemos aceptar cualquier excusa para que no se cumplan los compromisos con Extremadura, es más no debemos aceptar ninguna excusa porque Extremadura no se lo puede permitir, fundamentalmente en el capítulo de las inversiones y las infraestructuras.
No debemos cesar en el empeño de que todo el territorio regional tenga un nivel adecuado de equipamiento en los servicios básicos. Los servicios públicos de Educación cultura, dependencia y atención primaria deben ser accesibles a todos los extremeños vivan donde vivan, dentro del territorio de nuestra región.
En definitiva queremos estar con los pies en el suelo, sobre todo cuando se nos quiere inculcar una cultura mundializada y globalizada que si bien plantea cuestiones importantes que afectan a todos, como es la atención que debemos prestar al planeta y la necesidad de adoptar medidas por todos los estados; a la necesidad de producir más y mejor energía y la obligación de ahorrar en el consumo energético, a buscar soluciones a los problemas migratorios, ETC, también es utilizada en beneficio de los poderosos de las multinacionales y del capital, en cuyo seno se producen las crisis económicas que luego pagan los trabajadores, los autónomos, las pequeñas y medianas empresas y los gobiernos a los que se les entrega la patata caliente y los dolores de cabeza para paliar los efectos de la especulación y de la codicia de los poderosos.
Estar con el cuerpo pegado a tierra nos lleva a considerar aspectos y valores como el trabajo, el bienestar, el medio ambiente, la educación, la cultura, la salud, la protección social y proponer medidas y soluciones a los problemas planteados.
Estar aquí y sentirnos de aquí, nos lleva a apostar claramente por Extremadura y participar activamente en eventos como el que está planteado para el próximo día 30 de este mes en Mérida.- concentración por el estado de las autonomías- por la Autonomía extremeña.

Es importante considerar el PAPEL de la AUTONOMÍA en una región como la nuestra. El periodo donde más se ha crecido, donde más problemas se han resuelto, donde más iniciativas se han promovido, donde más se ha cambiado la imagen de nuestra región ha sido el AUTONÓMICO. Se podría haber hecho más, se podría haber hecho de otra manera, pero lo que es una realidad es que la AUTONOMÍA le ha venido bien a EXTREMADURA, y debemos apostar porque no se limite ni se tuerza ni se desequilibre el papel de la autonomía en España. La Igualdad de las Comunidades autónomas debe ser real y efectiva. El Gobierno del Estado debe velar por esto, sin necesidad de que debamos ser los extremeños más papistas que el papa.

Tenemos unos recursos que deben contribuir al bienestar de los extremeños y también, en lo que nos toque al bienestar de los españoles, pero sólo en lo que nos toque, porque no podemos nosotros cederlos en beneficio de otros cuando a nosotros nos han cuestionado las cantidades que percibimos por el fondo de compensación interterritorial.

Que este Congreso nos sirva a todos para organizarnos mejor, en todos los niveles de una buena organización, para estar más unidos que nunca, para dar ante el resto de los ciudadanos extremeños que nuestro concepto de “extremeñidad” implica un compromiso total de servir exclusivamente a la defensa de los intereses de Extremadura, repito, única y exclusivamente y siempre estaremos junto a aquellos que estén en el m ismo camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes escribir un comentario en este blog. En la medida de lo posible debes intentar ser constructivo, evitar los comentarios malsonantes y los insultos. Muchas gracias por colaborar.